Sobre Joe Matt

Autoretrato de Joe en Pobre Cabrón

Hace tiempo que había oido hablar de los cómics de Joe Matt, tenía ganas de echarle el guante a Peepshow y cuando en una de mis temidas visitas a Astrocity (podría estar horas allí, que gran tienda) vi en la estantería la edición española por parte de La Cúpula de Pobre Cabrón (Poor Bastard) mi intención de ahorrar se evaporó sin remedio.

Como absoluto devoto del comic underground (Crumb, Bagge, Clowes, Tomine, Lapham o Entrialgo entre muchos otros) y adicto al “slice of life” (término asqueroso usado para describir historias cotidianas de personas generalmente corrientes) tenía toda la pinta de ser algo que iba a disfrutar y tanto fue así que al día siguiente estaba comprando el primer álbum del autor que ya estaba por las tiendas, Buen Tiempo. Pese a que cada tomo tiene ciento y pico páginas, se hace muy corto. ¡Quiero más! Siempre pasa con las cosas buenas.

Un par de viñetas de Pobre Cabrón

En Pobre Cabrón (que por cierto, no es un insulto) Joe Matt se hace una radiografía absoluta, dibuja y escribe pasajes de su vida prácticamente a la vez que suceden, de una forma tan honesta que le pone en más de un aprieto cuando su novia o sus amigos lo leen. Es como si publicase su diario íntimo. Tan explícito y lleno de contradicciones que no cabe la más mínima duda de que lo que cuenta es real, sin aditivos, desterrando egos y haciendo gala de un sentido del humor que cubre siempre, en capas más o menos finas a los momentos más trágicos, lo que es muy dificil de conseguir cuando la que expones es tu vida y no la de otro.

En cierto sentido se parece al Diario de un Álbum de Dupuy y Berberian (o el posterior Mis Circunstancias de Trondheim) solo que aquí el paralelismo entre el cómic y lo que pasa en la vida del autor es absoluto, y la sensación es única. Además el protagonista me parece más interesante, por sus manías, su peculiar forma de ser, su obsesión con las mujeres (delgadas, bajitas y si pueden ser exóticas, mejor), la absoluta decadencia en la que parece estar metido y lo claros que están los sentimientos de rechazo, celos y soledad de los que todos somos presa alguna vez cuando sufrimos una ruptura.

Lo he leído tres veces desde que lo compré y ya se ha convertido en uno de mis comics favoritos.

Como pasa con Odio parece que había serie de dibujos confirmada, se dijo incluso que el co-creador de Futurama David X. Cohen y la HBO (dios!) estaban detrás pero las noticias son del 2004 y aun no se sabe nada nuevo…

El otro, Buen Tiempo, está protagonizado también por el propio autor, pero en esta ocasión durante un verano de su infancia y aunque para mi gusto no sea tan brillante como el otro comic, es una lectura llena de melancolía, divertida y bien dibujada en la que demuestra otra vez lo buen narrador que es en una historia redonda de principio a fin. Me alegro de haberlo leído después porque me parece el perfecto complemento, mucho más abierto y lleno de esperanza.

Haciendo clic en las portadas accederéis a la tienda on-line de Dreamers por si sois unos vagos, antisociales e inadaptados y no os apetece dar un paseo para comprarlos (estoy esperando un envío 😉 )

Pobre Cabrón en DreamersBuen Tiempo en Dreamers

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *