Archivo de la categoría: Apple

Como buen maquero no podía dejar pasar la oportunidad de contar noticias de Apple como hacen en el 80% de los Blogs del mundo. Originalidad al poder.

Steve Jobs y yo

Ya han pasado 17 años desde que empecé a usar un Mac. Llevo más de la mitad de mi vida usando productos Apple y nunca he tenido un ordenador de otra marca, tanto en casa como en cada uno de mis trabajos. Dadas las circunstancias, creo que negar la influencia que ha tenido sobre mí todo lo que construyó Steve Jobs sería una estupidez. De hecho, puedo decir sin ruborizarme que le debo parte de quién soy, de lo que hago y por supuesto, de como lo hago.

Su pérdida me ha afectado de verdad, estuve todo el día bastante fastidiado. Y os prometo que me ha costado sentarme a escribir esto, no encontraba el momento.
Durante los últimos días, pensaba en como iba a enfocar el post, en cuál sería la mejor forma de hacerle el homenaje que creo que se merece. Al leer alguno de los cientos de miles de artículos que se han escrito sobre él, me di cuenta de que este punto y aparte es uno de esos que conectan con otros puntos cuando echas la vista atrás.
No voy a hablar del personaje, de lo que cuentan sobre su carácter quienes le conocieron, de sus presentaciones o de lo que ha hecho por la humanidad. Voy a hablar de lo que hizo por mí. De Steve Jobs y yo.

Seguir leyendo Steve Jobs y yo

Carta abierta a Steve Jobs (con respuesta)

Steve Jobs

Hola Steve,

Hace un poco más de un año de la última vez que nos vimos. Seguramente te acuerdes de mí. Durante varias millonésimas de segundo pudiste avistarme paseando por el campus de Infinite Loop 1 mientras te ibas a lo lejos con el tipo ese que parece que va de ácido en los infomerciales… Aunque podría entender que no recordases bien la cara de ese puto punto desenfocado en el horizonte, te aseguro que ese punto se acordará siempre de ver la tuya. El hecho es que hemos compartido un mismo lugar físico. Y a ambos nos gustó, o por lo menos nadie salió herido.

Pero no te asustes, nuestra relación no es tan reciente. Si buscas un poco mi nombre en tus archivos, verás como he sido de los buenos, de los de llenarte los bolsillos. Un par de cenas a mi costa yo creo que te habrás pegado. Así que podríamos considerar perfectamente que te he invitado a cenar al menos dos veces.

Además, ni hemos discutido, ni nos hemos enfadado, ni te he sido infiel. Nuestra amistad es firme como cierta zona del cuerpo de Tim Cook durante todo el día de hoy.

Por tanto, no cabe la menor duda de que me he ganado el derecho a dirigirme a ti con total franqueza y confianza: No permitas que te quiten la silla esos cabrones.

Mira, estoy convencido de que nadie podría decir ni pío si te da por declarar que serás CEO hasta cuando te criogenicen al lado de Walt. De Mosberg no, ya le gustaría, me refiero a Disney.
Que otro tío sea el jefe de Apple es como si le dan el 23 de los Chicago Bulls a Marc Gasol. Puede ser bueno, meter algunas canastas y tal, pero Jordan salió en una película en la que los actores secundarios eran el Pato Lucas y Bill Murray, no me compares.

Me gustó lo que hiciste la otra vez. “Me voy a mi casa a descansar, me tomaré las cosas con más calma, Mengano dirigirá las operaciones y yo me dedicaré a decir si me mola o si eso que me presentas es mierda”. Es tu manzana, el bocado se le puso porque dijiste que lo querías justo ahí. Hay más talento estratégico en una de tus legañas que en todo Redmond, y quitárselo a la humanidad está muy feo.

Muchos dicen que tienes derecho a un descanso, que estás pachucho y que seguirás aportando desde otra posición. Maldita sea, no hay necesidad de tocar lo que funciona. Hace un tiempo, Eduo compartió en Twitter un video de una presentación tuya cuando te metiste con eso de NeXT. Me lo tragué entero y tuve la sensación de que veía ciencia ficción, de que eran efectos especiales. De esa clase de materia estás hecho. Así que no busques excusas. Levanta el teléfono y dile a esos malditos carroñeros quien es el CEO. De hecho, debería retirarse el nombre de ese puesto para cualquier empresa del mundo. Me ofende que alguien firme así los correos. Venga, llama ya.

Joder, no me quites mi sueño. No dejes de salir en las Keynotes hasta que presentéis el aeropatín. Me lo debes.

Un afectuoso saludo,

Pedro

ACTUALIZACIÓN. Respuesta de sjobs@apple.com:

No.

Enviado desde mi iPhone

 

Entrevista a David McLeod (OpenEmu): La emulación al estilo Mac

En mi visita a Videogames New York encontré unas réplicas bastante conseguidas de los mandos de las consolas clásicas en USB, y me traje un pad de NES y uno de Super NES.
Lo tenía todo planeado, jugaría en mi tele conectada al Mac, así la resolución no sería tan espantosa como la de los juegos de la consola virtual de la Wii. Me las prometía muy felices revisando aquellos clásicos de mi infancia en busca de un poco del amor que últimamente he perdido por las consolas, pero algo pasó…
Los emuladores no podían hacer algo tan simple como ponerse a pantalla completa en el segundo monitor, solo en el principal, lo que me molestó bastante. Entre eso y el hastío de ver el desorden de mis ROMs y no encontrar nada, acabé perdiendo las ganas de meterme con más intensidad en esto de la emulación.

Ese apetecible mando de la NES me seguía mirando desde una estantería y hace poco me decidí a intentar otros caminos para poder jugar. Entré en Google y me puse a investigar alternativas. Así es como me topé con OpenEmu. Lo abrí y de primeras ya estaba jugando, con el pad mapeado, en el segundo monitor. El mismo emulador me abría juegos de Super NES y de NES. El cielo se abrió un poco.
El programa me pareció un poco rudimentario, así que me decidí a buscar más información sobre sus planes de desarrollo y me topé con el trabajo de David, que estaba haciendo un rediseño completo de la interfaz de usuario de la aplicación. Y entonces el cielo se abrió del todo.
El OpenEmu en el que David (diseñador escocés de 29 años) estaba trabajando era exactamente lo que siempre había querido, y encima diseñado con un gusto por el detalle espectacular. Así que me puse en contacto con él para conocer más cosas y no tuvo problemas en contestarme a unas cuantas preguntas, que me descubrieron a un tipo espectacular. Aquí las comparto con vosotros.

Read the interview in English here »

Pedro: Cuándo empezaste a jugar a los videojuegos?

David: Mi familia y yo solíamos ir a Pizza Hut al menos una vez al mes para hacer una actividad diferente, ya fuese como un premio o para salir de casa durante las olas de calor en los meses de verano. Tengo ligeros recuerdos de ese lugar… Tendría alrededor de 6 años, era oscuro pero cálido y había un agradable aroma a especias y pan de ajo. Era un sitio lo suficientemente grande como para que tuviesen algunas recreativas en la esquina. Solía suplicar a mis padres que me diesen dinero para jugar en aquellas máquinas. Había varios juegos, pero eran caros y a mí me daban un dólar en monedas y decían que tenía que durarme (¡mi padre era un tacaño!).

Así llegué a la máquina de Pacman, solo costaba 25 centavos por partida y siendo tan joven me resultaba fácil manejarlo. Jugaba cuatro partidas y duraba hasta que nuestra pizza estaba preparada. Ese es mi primer recuerdo de los videojuegos y de ahí creció todo lo demás. Es también la razón por la que puedes ver mi amor por Pacman en cosas que hago. Después quise jugarlo en casa… Pero esa es otra historia de nostalgia!

¿Cuáles son tus mejores recuerdos de entonces? Nos cuentas otra de esas historias de nostalgia?

Es difícil elegir solamente una, puede que uno de mis recuerdos favoritos no sea sobre mí jugando… Fue cuando mi padre sintió curiosidad por eso del “Super Mario” en lo que mi hermano y yo estábamos metidos. Recuerdo que se burlaba de mí y decía que no podía ser tan difícil todo el rollo ese de los videojuegos… Pasó el tiempo y en esas vacaciones de verano mi padre corría a casa en su descanso para la comida y me echaba de mi NES porque tenía poco tiempo para un nuevo intento de acabarse el juego… ¡Hasta que un día por fin lo consiguió! Estaba obsesionado. Aquello me sirvió para aprender algunas palabrotas nuevas.

Seguir leyendo Entrevista a David McLeod (OpenEmu): La emulación al estilo Mac

Epic Tablet Podcast 2

Justo un año después, tal y como prometimos, vuelve el Epic Tablet Podcast.
El otro día nos asomamos por la ventana, vimos la Emilcarseñal, y nos reunimos lo más rápido que pudimos para revisar nuestras opiniones, ahora que hemos probado el aparatejo y tienen más fundamento.
Participamos los mismos del anterior: Pedro Aznar (cuatrodoce.com), Samuel Campos (sopmacsl.com), Emilio Cano (emilcar.es) y un servidor (Real Federación Española de Kárate).

Podéis escucharlo desde el Podcast de Emilcar.

¡Espero que lo disfrutéis!

Las fotos de mi iPhone

Luz de caverna, absoluta pérdida de todo detalle y resolución equiparable a la de una Gameboy. Así son la gran mayoría de las fotos que me importan de los últimos años.

Al final, esos amasijos de pixels que capturaron mis teléfonos móviles son recuerdos impagables que nunca hubiesen salido de una cámara mejor, simplemente porque no la llevaba encima. Y hace tiempo que lo acepté y no me empeño en llevar una compacta encima “por si acaso”, soy un fiel adepto a la idea de “The Best Camera Is The One That’s with You” como dijo ese pedazo de fotógrafo que es Chase Jarvis.

Con la llegada de los cientos de aplicaciones de fotografía para el iPhone, la cosa no solo ha mejorado, si no que para mí y otros como yo, incluso se ha convertido en un pasatiempo de importancia que colabora en la completa aniquilación de la batería del teléfono, inutilizándolo cuando lo que necesitas es aquello que se concibe como su función principal y que acaba por ser otra característica accesoria, llamar y ser llamado.
Todo empezó con rudimentarias aplicaciones para “imitar” efectos de la fotografía analógica tradicional: blanco y negro, sepia, saturación de colores, viñeteado… El año pasado, en Applesfera, se hicieron eco de mis recomendaciones cuando empezó a florecer todo este “movimiento” de la iPhonegrafía. Desde entonces la cosa ha crecido muchísimo y han ido apareciendo verdaderas joyas que disparan las posibilidades, Photoshops en miniatura, auténticos estudios de revelado portátiles, imitaciones de cámaras “lomográficas”, con sus accesorios opcionales o de Polaroid, con su típico revelado incluído.

Algunos de mis experimentos han ido construyendo una especie de “diario” fotográfico que me apetecía juntar en alguna parte, y dado que este tipo de fotos nunca lucirán lo suficiente en un álbum de papel de los de toda la vida, he creído que lo mejor era hacerles un pequeño hueco en un sitio web, para además ser compartidas de esta forma con todos vosotros. Ahí tenéis Quicktakes, mis fotos preferidas en Baja Definición.

Actualización (7-6-2010): Bueno, gracias al nuevo iPhone, muy pronto con bastante más definición, zoom x5 y flash LED 😉

Epic Tablet Videocast

ACTUALIZACIÓN (14-4-10): Debido a la increíble acogida al videocast (Unas 1800 descargas en apenas unas horas, casi 9000 visionados en Vimeo en poco más de un día, Podcast Nº1 en iTunes), mi servidor reventó desde ayer por la tarde. Ahora mismo vuelve a estar disponible para la descarga. Desde aquí quiero agradecer infinitamente primero a Jamfris y ahora a Borja por ofrecerme desinteresadamente su espacio y ancho de banda… ¡Sois grandes! Ahora mismo el videocast debería bajarse con estabilidad, así que no lo dudéis y suscribíos 😉

Por fin llegó la hora del lanzamiento americano del iPad. Según dicen, apenas un mes antes que en el resto del mundo, pero las ganas de probarlo están por las nubes y muchos no han podido esperar… Y no, esta vez yo no era uno de ellos.
No me malinterpretéis, lo quiero y habría roto la hucha para pillarlo ya, pero creo que el modelo 3G (que saldrá a la venta un poco más tarde) se ajusta mejor a mis necesidades y he conseguido aguantar mis ansias demostrando una madurez inusitada para mi edad (me he auto-esposado las manos). Soy el mismo que se compró un iPhone la misma semana del lanzamiento sin saber si lo podría usar aunque solo fuese como iPod, con lo que mantengo mi carné de socio del club de los Early Adopters.

Resulta que otros tres de sus socios son grandes amigos míos, Edu, Jose y Elio. Los tres se trajeron el iPad antes que nadie a España y creí que sería interesante juntarles para que nos contasen su experiencia y de paso debatiesen un poco sobre lo que les está pareciendo en estos primeros días de uso.
Desde que anunció el iPad, Apple ha insistido en que hasta que no lo pruebas y experimentas el invento por ti mismo, es muy difícil que lo valores en su justa medida. Así que, ya es hora de ese análisis de primera mano.

Mil gracias a los tres, a Alex (que también se vino a probarlo y acabó participando activamente), a Rober y a Helena (que tienen mucha culpa de todo lo que creáis que mole del videocast) por prestarse a este invento y pasar mucho frío en mi azotea. Aquí os pongo el video, pero si os suscribís a mi Feed de iTunes podréis vivir un par de minutos extra que no están ahí. Un “hidden track” con Alexliam. Merece la pena.

Por cierto, tengo que pedir perdón por el sonido, terrible. No estábamos preparados para luchar contra el viento el día de la grabación. Ya he aprendido la lección para la próxima. ¡Espero que os guste pese a todo!

Epic Tablet Podcast

Después de toda la expectación que había generado el posible lanzamiento del iPad, era de esperar que se convirtiese en un bombazo informativo. Desde el anuncio, ha tenido feroces detractores y grandes defensores (Yo ya conté como blogger invitado en Applesfera, que estoy más con el segundo bando). Quizás sea el producto moderno de Apple que menos de acuerdo ha puesto a la gente, incluso a los que somos maqueros convencidos… Y este Podcast especial es la demostración.
Pedro Aznar, SopMacSL y Emilcar aceptaron juntarse conmigo a discutir sobre este tema y el resto de la historia ya está disponible para su descarga.

Como siempre aquí tenéis el Feed de mi Podcast en iTunes.

Actualización: Feedburner desapareció, llevándose para siempre el feed de mi podcast. Algún día puede que lo reponga, mientras tanto, por si tienes curiosidad, puedes descargar el podcast aquí.

 

Sobre Keynote, HyperCard y siestas en conferencias

Por cuestiones de trabajo, últimamente he tenido que adentrarme en el apasionante mundo de las presentaciones preparadas con ordenador.

He diseñado algunas y he sido parte de la audiencia de otras tantas, lo que me ha llevado a dos conclusiones principales: lo increíblemente potente que es esa herramienta de Apple llamada Keynote, y el terrible gusto de la mayoría de la gente a la hora de prepararlas.
Cuando conseguía mantenerme despierto luchando contra el sopor, he presenciado auténticos despropósitos. Sin exagerar, hay que entrenarse para hacerlo tan mal. No me refiero solo a los típicos fondos blancos e interminables bullet lists, ni tan siquiera a los terribles cliparts de Office… Hablo de compañías con un presupuesto multimillonario usando un thumbnail de 170×130 píxeles sobredimensionado en el que se ve más clara la marca de agua de GettyImages que la propia foto… De pantallas llenas de datos estáticos y gráficas de resultados que no verías ni con un microscopio… O de archivos PowerPoint de tres diapositivas para una conferencia de una hora. Durante mis cabezadas me ha ido dando tiempo a reflexionar en que, con un mínimo buen gusto y poniendo un poquito de interés, parece imposible hacerlo tan mal, y más con las herramientas disponibles.

El mejor ejemplo es la aplicación por excelencia para crear presentaciones jamás inventada. Con un Mac y un paquetito que se llama iWork, cualquiera puede ser Al Gore. O casi.
Mi jefe ha centralizado la mayoría del trabajo que hace con sus ordenadores en Keynote, fue él quien me animó a que profundizase. Hacen falta cinco minutos para entender su filosofía de trabajo. Una diapositiva en blanco es un espacio tremendamente versátil, ideal para hacer lluvia de ideas… Creas un contenedor en el que conviven a tu antojo todo tipo de archivos multimedia, no sus previsualizaciones, y las manejas como lo harías si las tuvieses en la mesa. Todo está claro, y es puro “arrastrar y soltar”. Las transiciones, la variedad de temas, las formas… Como pasa siempre con las cosas buenas, puedes conocer sus características, pero hasta que no lo pruebas a fondo no te das cuenta de su verdadero potencial, hay mucho que rascar bajo la superficie.

Puedes crear documentos para imprimir sin pasar por Word o Pages, hacer una programación híbrida de videos, música e imágenes para lanzar a un proyector en un evento, pases de fotos que guardar como archivo de video para el iPod, una peli Flash accesible por un cliente vía web… Y todo con una estabilidad asombrosa, una suavidad alucinante. Quizás la mejor demostración por parte de Apple del poderío de Quartz.

Esta versatilidad, y experiencia de usuario me ha recordado muchas veces a la que fue mi aplicación preferida durante años y que en Cupertino guardaron en un cajón hace mucho. Se trata de HyperCard.

Aquel mítico software, ideado para crear bases de datos en función de su propio lenguaje de programación (HyperTalk) y una interfaz gráfica fácilmente modificable (hasta permitía dibujar directamente), evolucionó hasta convertirse en una plataforma en la que crear presentaciones y multitud de programas de otros tipos, incluidos los juegos estilo “elige tu propia aventura” que me harté de inventar en mi adolescencia. Cuando se habla de las incontables innovaciones de Apple, es muy común olvidarse de HyperCard, en el que se inspiró la competencia para crear PowerPoint, Visual Basic o Macromedia (ahora Adobe) Director, entre otros.
Sus “pilas” (programas) que contenían “stacks” (diapositivas) no eran más que archivos Keynote de aspecto rudimentario, pero en los que se escondían muchas más posibilidades. Bajo mi punto de vista, todavía está por llegar su verdadero sucesor, y si lo hubiese, Keynote podría ser el candidato. Si le dedicasen un equipo de programación de los grandes y le diesen un empujón serio en sus características, creo que estaríamos hablando de una Killer App bastante más grande aún de la que es ahora. El “Keynote Pro”.

Tan solo añadiendo zonas de click para crear sencillísimos links entre diapos y dando la posibilidad de exportar a un archivo autoejecutable (al estilo Adobe Director), se le daría una nueva dimensión a la aplicación, permitiendo crear pequeños interactivos como los que se hacían con HyperCard… Si además se profundizase en las variables que podemos “programar”, las posibilidades se incrementarían aún más… Imagínate crear una web entera exportando a Flash o hacer archivos para ordenadores en modo kiosko con la sencillez de Keynote…
Se riega todo con una interfaz mejorada para dar más opciones al usuario, con un menú de capas al estilo Photoshop (odio eso de tener que hacer click derecho y “enviar al frente”), una línea de tiempo parecida a la de iMovie (tampoco es lo más adecuado revisar cada diapo con el Inspector en busca de las mejores transiciones) y otras veinte paletas (Si Apple le pone “Pro” a un software es porque las tiene) y ahí lo tenemos.

Un arma nueva para declarar la guerra a los inmovilistas que solo quieren un fondo blanco, y bullet lists. Y a la gente que va a las conferencias a echarse la siesta.

CampusMac 2008

CampusMac 08

La insistencia de algunas personas, la envidia que daban muchos otros con sus anécdotas de otras ediciones y el monumental buen rollo que se vivió durante ese fiestón inenarrable llamado Madrid Bizarro, terminaron por convencerme… Este año, por fin, he estado en una CampusMac.

Para variar, llego tarde y ya hay un montón de crónicas de la que se montó en blogs amigos, pero esta vez no quería olvidarme de dejar constancia del tremendo buen rollo que me traje de Barcelona, tanto de la gente que ya conocía (Sopmacsl, MAcOs_LuCas, Emilcar, Lady Madonna, Salva, Pedro Aznar o La Parejita) como de todos los que conocí durante esa semana (Óscar, Unamito, Toni, M4tti, Lord Zoltan, Christian, Jordi, Alejandra, iMax90, Aketza… ¡Y tantos otros!). Gracias por todo! Sois cojonudos.

Aquí os dejo un pequeño video que he hecho con recortes de lo que grabé, sobre todo, en la Sala Finder. Espero que transmita un poquitín de esta sensación tan buena que todavía tengo cuando recuerdo esos talleres y debates improvisados hasta altas horas de la madrugada y las carcajadas a mandíbula batiente que surgían a cada rato. Toda una experiencia que hay que repetir.

BTW: Las fotos de esta entrada están robadas vilmente de los Flickr de Óscar, Lord Zoltan, Lady Madonna y Sopmacsl.

Varias Fotos de la Campus

10 :: Videocast 2 – Esperando al iPhone 3G

iPhone 3G

Aunque durante la mañana del día del lanzamiento del iPhone en la tienda Telefónica de Gran Vía se podía ver a multitud de personas friéndose de calor en la cola para intentar comprar uno, en la madrugada anterior tan solo había unos pocos valientes dispuestos a pasar la noche en vela con tal de ser los primeros y así asegurarse uno.

Tras ir al concierto de Return to Forever, encontrarme después con mis amigos y salir un rato por el centro, aprovechando que llevaba mi cámara, le propuse a Edu pasar por la tienda a ver que tal ambiente había y filmar unas tomas. Es un tío valiente y solo pidió parar un momento a comprar un arroz recalentado. No pensaba comprarme el nuevo teléfono, ni mucho menos hacer la cola, pero a lo tonto, dado el buen ambiente que había entre las 20 personas que aproximadamente esperaban, estuvimos allí más de una hora, y dió para mucho.

Al ver mi iPhone de primera generación, Alex me hizo una oferta por el, ya que prefería no tener que cambiar de operador… Accedí y pese a ir servido, decidió quedarse en la cola y gentilmente se ofreció a que yo pasase con su número si decidía comprarme el nuevo. Así fue. A la mañana siguiente aparecimos de nuevo para terminar este segundo videocast y de paso, para pedir mi contrato de portabilidad y mi iPhone 3G, que llegará la semana próxima.

Por cierto, la tienda es muy bonita, la organización absolutamente nefasta. Telefónica sucks.

Los que estéis suscritos ya estaréis recibiendo el video por iTunes, si no, como siempre, podéis suscribiros aquí. Podéis y debéis 😀

10 Podcast