Archivo de la categoría: Internacional

Mis viajes o los de enviados especiales al extranjero. Aprovecho para ofrecerme como corresponsal en lugares exóticos.

P10 Internacional: Pixar

Luxo y Pedro

Este verano en Estados Unidos ha sido muy especial por muchos motivos. Hoy solo os voy a contar uno, pero es uno de los grandes.
Si alguna vez os habéis emocionado solamente por entrar en un sitio, multiplicad esa emoción por mil y eso es lo que siente un fan de Pixar al entrar, invitado por un empleado, en sus estudios de Emeriville, California. No va más.
No hay muchos lugares en el mundo en los que la creatividad, el arte en prácticamente todas sus posibles vertientes y la tecnología se junten con resultados tan impresionantes. Se le acercaría quizás el edificio de El Corte Inglés de Herrera Oria, pero no se me ocurren muchos sitios más.

Tras ponernos orgullosos nuestra pegatina de visitantes (en la que aparece un alien de Toy Story y se puede leer “An stranger for the outside!“) caminamos desde el parking a través de un entorno natural cuidadísimo en el que pudimos ver a un grupo de unos treinta empleados haciendo ejercicio, subiendo a la carrera por el anfiteatro que se aprecia detrás de Luxo en la foto del post.

Cruzamos tímidamente las puertas para entrar en el edificio principal, que recuerda a un inmenso hangar y tras identificarnos en la recepción, comenzamos a pasear por el parquet del despejadísimo atrio rodeado por un buen montón de estancias que incluían una cocina con una nevera repleta de todas las formas de leche imaginables, una sala de juegos con billares, futbolines o consolas (que por cierto aparentaban estar cogiendo polvo), la impresionante tienda de la compañía (incluso volveríamos un segundo día para arruinarnos) o el Cafe Luxo. Por supuesto, no faltaban las gigantes figuras de Monstruos S.A., los coches de Cars o Buzz y Buddy hechos de Lego. Nos plantamos delante de la vitrina en la que enseñan sus Oscars, Globos de Oro y demás premios acompañados de tarjetas de felicitación personalizadas del Studio Ghibli. Probablemente dibujadas a mano por el mismísimo Miyazaki, pero esto no lo se seguro.

Es política de la empresa que en todo momento los visitantes tengan que estar acompañados por su anfitrión, de hecho nos separamos tan solo un momento y un sheriff se acercó a preguntarnos con quien estábamos. Cuando estaba a punto de apresar a Edu por colarse, fuimos rescatados. Así que tuvimos a la mejor guía turística muy cerca todo el tiempo. Fue una auténtica pasada escuchar de primera mano las experiencias de alguien trabajando allí desde 2001. Y ojalá pudiera contaros todo lo que se 😉

En la planta superior, una exposición sobre Toy Story, con todo tipo de material original, desde los storyboards a modelados en arcilla de los personajes, pasando por los impresionantes originales del guión de color de la tercera entrega, que observamos incrédulos ante la confesión de lo mucho que le había costado a la compañía contratar a su autor, el grandísimo Dice Tsutsumi.

Alucinada por nuestro entusiasmo, siendo para ella un lugar tan cotidiano por trabajar allí desde hace tanto tiempo, nos colaba por donde podía, incluído el cine, donde pudimos asistir a la charla previa a la proyección de la película Wild at Heart, donde el nominadísimo sonidista Michael Silvers en persona contaba su experiencia con David Lynch para los ocho o nueve allí presentes y terminaba diciendo “todos tenéis mi e-mail para cualquier pregunta que os surja después de ver la película”. Estuve a punto de encadenarme y negarme a irme de ese bendito lugar.

Soltamos una risa nasal urkeliana cuando nos contó que las butacas del cine eran el mismo modelo que las de las Apple Store, alucinamos como críos cuando se apagaron las luces, se iluminaron pequeños leds en el techo y pasaron dos estrellas fugaces mientras los allí presentes exclamaban al unísono “ooooh” con la primera y “aaaah” con la segunda (al parecer es una tradición) y disfrutamos de los trailers de las próximas proyecciones (que incluían la peli de Los Simpsons) y un corto de animación de Roger Rabbit.

Todo cuadra. La pasión, el espíritu de trabajo y las cosas bien hechas se respiran en cada rincón. No tengo ni idea de si alguno de los empleados será infeliz en su puesto laboral, pero no será porque la gente que se encarga de motivarles no lo haga MUY, pero que MUY bien.
Pixar es una de las compañías de más talento del mundo, pero lo que verdaderamente es de otro planeta es la manera que tienen de gestionarlo. Un auténtico ejemplo para todos, desde el niño que irá al cine a alucinar con Cars 2 hasta ese jefe que obliga a hacer a sus empleados horas extras para llenarse los bolsillos sin generarles ningún beneficio o regalarles el más mínimo aplauso.

Justo cuando salimos de allí hacia Oakland para cenar una increíble pizza-pie, recibí un mail de mi amigo en Apple. Pero el viaje a Cupertino sería al día siguiente…
Nunca tendré suficientes palabas de agradecimiento por aquella experiencia. Así que lo intentaré simplemente por repetición. Gracias Daisy! Gracias Claudia! Y nos vemos pronto. Porque joder, claro que volveré.

ACTUALIZACIÓN (4-12-10): Os pongo también  un pequeño video que grabé por allí.

P10 Internacional: New Year in New York

En Nueva York es imposible acostarte un día sin haberte sorprendido por algo. No es una ciudad ni un país, es un planeta al que llegas después de ser abducido.

Tuve la suerte de pasar este viaje en un apartamento alquilado en el East Village, y si la otra vez me pareció que todo el mundo buscaba algo, que la ciudad tenía un ritmo frenético, esta vez mi sensación fue muy diferente.
Las cafeterías con cuatro mesitas, la pequeña tienda de vinilos de debajo del apartamento, los estudiantes paseando por Washington Square… La propia ciudad te dicta el ritmo, te lleva de una microcivilización a otra, cruzando una calle. No hay nada parecido.

El único punto negativo fue el de los dos días que pasé en Toronto tras perder, por un retraso de Air Canadá, mi conexión a Europa. Aunque lo pasé mal en los tiempos muertos en el aeropuerto y me sentí desahuciado más de una vez, pude conocer otra ciudad y hasta eso me trae buenos recuerdos, ahora que lo veo con distancia.

Vimos bajar la bola el 31 de Diciembre de pura chiripa, conseguimos colarnos con 15 minutos de margen cuando para estar entre la multitud de Times Square tienes que tener una entrada para una fiesta por la zona o llevar de pie desde las 16:00 horas a -10º. Fue espectacular, aunque vi muchas otras cosas como para quedarme con eso. Os las he intentado enseñar en el video, el primero que pongo directamente en un post desde que hice el blog (el acontecimiento lo requiere).
Además de en Vimeo, está en YouTube, por si lo ves desde un iPhone.

Hay muchas cosas que contar del viaje, quizás un día me anime a hacer una mini guía de los sitios que más me gustaron. Mientras, os dejo el link a mis fotos en Flickr, que iré actualizando poco a poco.

P10 Internacional: Italia, Il Ritorno

Il Ritorno

Dicen que si tiras la monedita a la Fontana De Trevi vas a volver a Roma… Y de momento mi estadística personal es de un acierto total.

La primera vez que volé a Italia con Miguel, en el caluroso verano del 2004, recorrimos de arriba a abajo la bota, y la impresión que causó en mi ese país fue la mejor posible, desde los canales de Venecia hasta el paseo por el Foro Romano, pasando por los pueblos de la Toscana, la costa, la gente y la aventura de seguir nuestra propia ruta, sin agobios… Cada detalle hizo que aquel viaje fuese absolutamente inolvidable y me juré que nunca dejaría pasar la oportunidad de volver a seguir descubriendo todo lo que Italia tiene que ofrecer.

En 2006 se volvió a presentar la oportunidad, un grupo de amigos volábamos a casa de Bravo, que lleva ya tres alargando su estancia en Roma (Erasmus, dice el tío) y el viaje de colegas fue divertidísimo y sirvió para aumentar mi pequeña leyenda personal de que allí siempre me pasan cosas buenas, además pudimos viajar a Nápoles y Pompeya, que no había tenido tiempo a conocer en la otra ocasión.

Ahora, otra vez dos años más tarde, ha coincidido que un grupo de amigos (Nacho, Rana y yo repetíamos, Chamb y Huesos se estrenaban) pudimos encontrarnos en la misma casa del viaje anterior con idéntico anfitrión (siempre tan hospitalario, mil gracias por vuestra paciencia) para alucinar por fin con la Capilla Sistina (mi espinita clavada), conocer gente, salir y disfrutar también de otras dos ciudades preciosas: Florencia y Pisa. En mi recién estrenada cuenta Pro de Flickr hay algunas fotos del viaje.

Siempre tendré una conexión especial con Italia. Antes, me sorprendía al girar cada esquina de Roma, ahora que sus dimensiones, sus calles y sus monumentos me son más familiares, empiezo a comprender de verdad lo que hay detrás de eso de “La ciudad eterna” y que no me hace falta gastar más pasta en la Fontana para saber que volveré, siempre que pueda.

P10 Internacional: Paris et moi

Siempre nos quedará

París es una ciudad tan bonita como ya te han contado tu primo o la última etapa del Tour.

Impresionantes monumentos, enormes y cuidadísimos parques, cielos infinitos y tantas cosas por ver que si te obligas a visitar todo en una semana más te vale guardarte otra más para tomarte unas vacaciones de tus vacaciones. A bordo del bâton mouche tenía que sujetarme la mandíbula ante el espectáculo que veía tras cada orilla del Sena… Y no podía parar de repetir mis expresiones francesas favoritas: “Oh la-lá!… Sacré bleu!” (me contaron que ni un solo francés las utiliza, así que me molan el triple).

Los cientos de miles de esculturas del Louvre, la belleza de la iglesia de SacreCoeur o la catedral de Notre Dame, las calles de Montmartre, la enormidad de los Campos Elíseos o ver anochecer desde lo más alto de la Torre Eiffel… Descubrir la ciudad de la luz por primera vez significa guardar mil imágenes inolvidables en tu retina.
No quiero daros mucho la paliza con los detalles… cada rincón de allí es digno de una foto, así que os sugiero que echéis un vistazo a mi flickr para que os acerquéis un poco a algunas de las 900 que hicimos Tania y yo (no soy nada aficionado a hacer turismo detrás de una cámara, pero era difícil resistirse).
Pese a todo, también he de decir que no es una de esas ciudades a las que me mudaría, no me siento identificado con ella por un tema puramente “extrasensorial”… En ningún momento estuve cómodo del todo, el idioma hace bastante, o los precios (cinco euros por un agua mineral es jodido de aceptar para un madrileño) o quizás que todo sea tan gigantesco y la perentoria necesidad de hacer largos viajes en el metro (cosa que no aguanto)… Que queréis que os diga, que que todo esté tan bonito, colocadito y cuidado me huele un poquito a falso. Lo se, soy un poco contradictorio

En el apartado de curiosidades, al ser el mundial de rugby en las mismas fechas, por culpa de mi sudadera negra la gente me confundía con un aficionado de Nueva Zelanda y me gritaban cosas. Incluso se me acercó algún francés beodo. La moraleja es que la ropa que lleves puede abrirte puertas en el mundo del borrachismo deportivo, lástima no saber bailar el haka (todo se andará).

Nada más llegar, el roaming hizo estragos con el iPhone y me lo dejó hecho unos zorros. Cada vez que lo arrancaba, después de unos segundos los iconos desaparecían de la pantalla dejándome el aparato más limpio que lavado con Perlán. Para llamar tenía que encenderlo y darme mucha prisa en entrar en el icono correspondiente, y para poder hacer fotos lo tuve sin introducir el PIN la mayoría del tiempo. Una gracia. Hay un video en YouTube para que lo veáis con más detalle. Al volver todo se solucionó por arte de magia.

El Apple expo fue una mierda de cabra. Nada a reseñar… Probé una Cintiq en el stand de Wacom y la dejé llena de babas, vi el iPod “tauch” y recorrí los stands en busca de pegatinas y caramelos, como cuando tenía once años en la Feria del Libro. Las demos de Logic y Final tenían buena pinta, pero no me pilló con ganas y el stand del nuevo Microsoft Office era uno de los más grandes… Comprar el iWork ya mismo.

P10 Internacional: Nintendo Madness

Nintendo World New York City

Podéis seguir llamándome friqui todo lo que queráis porque reconozco que últimamente estoy haciendo honor a ese título más de lo que es habitual en mi (que es poco), pero tenéis que reconocer que la oportunidad lo requería. Por desgracia no se viaja a Nueva York todos los días.

Las tiendas de Apple son geniales, pero para mi no se acercan ni de lejos a la experiencia única que resulta la visita a Nintendo World en el Rockefeller Center. Es el sueño de cualquier Nintendero hecho realidad, una auténtica locura para los sentidos desde que entras hasta que sales. Dos plantas repletas de consolas y juegos para probar libremente, en las que predomina el blanco y las luces azules a lo Wii.

Si me quejaba de la total ausencia de merchandising en las Apple Store, en Nintendo World la cosa es demencial… Hay Nintendo DS cubiertas de diamantes o con grabados láser al gusto del consumidor, muñecajos de Mario, peluches, camisetas, sudaderas, gorras, fundas para las portátiles o maletines para la GameCube, vasos, bebidas energéticas de Mario, caramelos, llaveros… Casi todo es exclusivo y en la mayoría de los casos a bastante buen precio…

Tania estaba asustada y no paraba de perseguirme regañándome mientras llenaba cestas de cosas sin apenas pensar. Al final ella se llevó un peluche de Yoshi, un juego y algun accesorio para la DS así que tampoco se fue de vacío 😀

No podía fallaros y pese a mis problemas de batería (grabé menos de lo que me hubiese gustado) aquí tenéis el pequeño video de mi visita, en YouTube YouTube. Especialmente dedicado para los Nintenderos de toda la vida.

P10 Internacional: The SoHo Effect

El Apple Store del SoHo

Ya que estaba en el SoHo, no me iba a perder la otra tienda de Apple en Manhattan… 😛

En este link YouTube tenéis el video en YouTube.

Nada más llegar me sorprendió encontrarme una larga fila de gente esperando para entrar gratis a un concierto de Gin Blossoms que se iba a dar en el espacio dedicado a los eventos que hay en la segunda planta.

Me parece genial que hayan recuperado el edificio de una antigua oficina postal manteniendo la fachada original intacta, la filosofía de respetar lo que es bueno aunque sea antiguo integrando cosas más modernas es muy de Apple (aunque últimamente han tenido algun que otro tropezón, como quitarle el FireWire a los iPods 🙁 ). Su diseño interior es marca de la casa, practicamente idéntico al de las tiendas de Londres, Chicago y demás, con su enorme escalera en medio, la planta baja llena de equipos y las barras de atención al cliente en la superior.

La diferencia con la de la Quinta Avenida es sustancial, estuve en las dos en horarios similares y el ambiente de la del SoHo es mucho más tranquilo, podías encontrar MacBooks libres sin tener que pelearte con alguien y los dependientes estaban muy atentos por si necesitaba algo…

En definitiva, en esta tienda se respiraba el espíritu del barrio, se veía a la gente más cómoda… Yo elegiría esta para charlar con los genios o probar un programa nuevo, la otra tienda tiene otro tipo de encanto.

P10 Internacional: Thinking inside the Box

Pensando dentro de la caja

Nueva York tiene desde no hace mucho un nuevo templo para el culto del Mac
El Apple Store de la 5ª Avenida es una auténtica belleza. Un cubo transparente con el logo suspendido que hace de portal al sótano en el que cientos de Macs, iPods y accesorios te esperan en todo su esplendor. Si encuentras alguno libre, puedes toquetearlo y navegar gratis cuanto tiempo quieras o si lo prefieres llevarte tu portátil y aprovecharte de la red Airport con una velocidad de otra galaxia que hay en todos los alrrededores.
Me impresionó la cantidad de empleados que había. El buen rollo que se respiraba era total, me fijé en que la gente que acababa de preparar sus proyectos en The Studio o resolvia sus problemas en el Genius Bar salía siempre satisfecha. Todos sabemos que juegan en otra liga…
Sin embargo, me decepcionó un poco la ausencia de productos realmente exclusivos… cualquier accesorio lo había visto antes aquí… y como no pensaba comprarme ningún equipo me perdí la gran ventaja que hay allí, que cualquier cosa que quisieras la tenías al instante, sin más esperas.
Me hubiese gustado traerme algún recuerdo y no encontré ni el más mínimo merchandising (al revés que en la tienda de Nintendo, de la que hablaré otro día).
YouTube aloja el video. Pronto más frikadas de mis vacaciones estadounidenses.

Actualización (21/9/06): Gracias a Pedro Aznar, por publicar mi video en Applesfera Applesfera.
Actualización 2: El vídeo superó las 1500 visitas en YouTube y estuvo el tercero más visto del día en su categoría. Por supuesto, el mérito es del tráfico que genera Applesfera, pero mola 🙂

Pedro en el Apple Store

P10 Internacional: New York State of Mind

Fotos de Pedro en Nueva York

Ya he vuelto de Nueva York. Ha sido un sueño hecho realidad.

Desde que era pequeño, siempre escuchaba atento las historias de los viajes de mi padre, mi tío y cualquier otra persona que hubiese estado en la Gran Manzana. Con mis muñecos de las Tortugas Ninja recorría el Central Park de la alfombra de mi cuarto y los ojos se me abrían como platos al ver a Spider-Man cruzando el puente de Brooklyn en sus cómics. Más tarde el cine, la música o los libros me mantendrían enganchado a la leyenda, y he de decir que al pisar Manhattan nunca me he sentido defraudado por las espectativas (por altas que fuesen). Por supuesto que la compañía también ha ayudado (gracias, peque).

Si me pusiese a contar mis impresiones sobre cada cosa que he visto seguro que os aburriría, así que prefiero que si os apetece miréis la selección de fotos que he hecho.

Con este símbolo Preferida están marcadas mis favoritas.

En otros posts pondré más cosas relacionadas con el viaje, porque entre lo que he visto allí y lo que he traído, hay para rato 🙂

Os dejo otra canción de los cientos que hay sobre NYC. Es mi favorita, espero que os guste.

Descargar New York State of Mind

P10 Internacional: Nuestro viaje a Italia

Link a la selección de fotos de mi viaje a Italia

Aprovechándonos de la hospitalidad de Bravo, que está estudiando en Roma, nos fuimos cinco okupas a su casa a pasar una semana y el balance no puede ser mejor… Lo pasamos muy bien, fue cansado porque salimos casi todos los dias y cuando amanecíamos había que patearse la ciudad, pero teníamos tantas ganas que se pasó volando y lo que apetecía era quedarse. Nuestros planes de hacer un tour por el sur salieron mal y al final solo tuvimos un dia para visitar Pompeya y Nápoles, no obstante siempre te falta tiempo para ver Roma, así que el viaje fue igualmente fructífero. En la imagen superior hay un link a la selección de fotos del viaje, que seguro que son más descriptivas que lo que yo pueda contaros (es falsa modestia, en realidad me creo un magnífico literato). Hicimos un total de setecientas y pico, así que me he comido poco la cabeza y he tratado de elegir entre las representativas de lo que hemos visto y las que son estúpidas a partes iguales… la verdad es que en demasiadas ocasiones la línea que separa ambas clases es muy fina. Hay además un par de videos, el primero, en el que parece que nos han puesto ácidos en el nesquik, está hecho con la cámara digital del Güebbo durante el viaje en coche a Pompeya y el segundo, grabado con mi móvil, son un par de paridas protagonizadas por Bravo, el Rana y el Topo ya en las ruinas de la ciudad, se ven con Quicktime (descargarlos haciendo clic derecho en las imágenes de abajo y seleccionando “Guardar destino como”)
Para terminar tengo que hacer la debida ronda de agradecimientos… Sobre todo a Bravo por aguantarnos tanto (espero que no te echen del piso, me gustaba :P). También al Güebbo por pillar una oferta tan buena para volar a Roma, al Topo por ofrecerse a llevar su coche hasta Valencia, a Nacho por dormir en el suelo más veces de las que le tocaban, al Rana por rozar el límite o incluso sobrepasarlo, a las vecinas y amigas de Bravo por ser todas tan simpáticas, a Lucca por mostrarnos a todos “el camino” y a Aritz por su cama y su gran sentido del humor (incluso dormido)… Hay muchos más motivos por los que dar las gracias, pero mejor paso que si no es un tostón. ¡Ciao!

Video del viaje en coche a PompeyaVideo de chorradas en Pompeya

P10 Internacional: La vida privada de los superhéroes

Ve a la galería de fotos de estos superhéroes

Si haces clic en la imagen de arriba puedes acceder a un descubrimiento sin precedentes, Superman y el Power Ranger Rojo comparten piso en San Francisco. Algún intrépido paparazzi ha conseguido fotografiarles en la intimidad, en tareas tan cotidianas como freir un huevo, estudiar, pegar puñetazos o ducharse. Impresionante.

No nos hemos conformado con mostraros todas las fotos sin censura y ademas hemos contactado con el prestigioso analista, científico y doctor en psicología, el excelentísimo profesor P. Oklajoma, que muy amablemente ha accedido a colaborar con el blog realizando un minucioso estudio detalle a detalle de una de las instantáneas, puedes verlo si haces clic en la imagen de abajo. Una vez más, pedro10.com ofreciendo lo mejorcito en información de la que importa de verdad.

Observa el estudio del profesor P. Oklajoma