Archivo de la categoría: Videojuegos

Una de mis pasiones. Si pasa algo digno de mención, en esta categoría estará. Siempre visto desde mi ángulo (contrapicado).

El futuro de Nintendo

Nintendo en móviles

AYER NOS DESPERTAMOS CON LA INESPERADA RUEDA DE PRENSA DE NINTENDO JUNTO A LA EMPRESA ESPECIALISTA EN PLATAFORMAS MÓVILES DeNANADA DeNA. NI MUCHO NI POCO. TE QUEDAS MIRANDO LA VIDA PASAR.
JUNTOS VAN A DESARROLLAR, Y AHORA EN SERIO, JUEGOS PARA DISPOSITIVOS INTELIGENTES.

Satoru Iwata, el presidente de la compañía, salió a contar que no van a portar juegos de consola, ni los antiguos ni los que salgan. Serán títulos nuevos que aprovechen el potencial de sus franquicias, optimizados para su uso en estas plataformas.
Puede que hagan un Mario Kart para iPhone, o que acabes descargando un Pikimin en tu Apple Watch. ¿Quizás un Metroid en tus Google Glass?… No joder, eso no… Solo habría una cosa más infame que llevar unas Google Glass y sería ponerse a jugar con ellas. Detengamos esta sinrazón.
Para terminar, dejó muy claro que no abandonan el mercado de las videoconsolas, anunciando que ya trabajan en la sucesora de Wii U.

Puede que te parezca un anuncio sin demasiada transcendencia, todo está muy claro y bien explicadito, pero detrás de tan aséptica comunicación, hay mucha más miga de la que parece. Además, las reacciones desproporcionadas a noticias como la que nos ocupa, son parte de la gracia que tiene ser aficionado a los videojuegos.
Aunque veo las cosas con mucha más distancia que antes, reconozco que he vuelto a sentir la llamada de la selva: he reaccionado como un hincha. Porque sigo siendo hincha de Nintendo. Un Nintendero de corazón.

Me he vuelto a divertir como antes al ser testigo de las primeras reacciones, esas que se tienen sin pensar demasiado.
He visto a bastante gente vanagloriándose del fin de la fórmula Nintendo (la de hacer software exclusivo para el hardware que fabrica), aplaudiendo con socarronería la caída del gigante que no supo adaptarse a los nuevos tiempos y fracasó por sus orgullosas ideas japonesas. “Empiezan a aceptar que va a acabar como SEGA”, y todas esas malditas chorradas. Que os den.
Seguir leyendo El futuro de Nintendo

OpenEmu ya está aquí

Emulación viene del latín: Emu (triste) y latio (leche)
Emulación viene del latín: Emu (triste) y latio (leche)

Mis casi 50 cartuchos de NES adquiridos durante 2013 (gracias por arruinarme eBay) quizás sirvan para catalogarme como un enfermo de los videojuegos clásicos.
Soy bastante purista de las cosas físicas, pero por mucho encanto que tenga soplar y golpear a objetos para que funcionen, no siempre tengo el tiempo o la paciencia de hacerlo para echar una partida de cuatro minutos al Excite Bike… Con el agravante del dolor de ojos que producen los juegos de consolas antiguas en teles modernas. Así que siempre estoy a la caza de soluciones complementarias que me permitan dedicarme a jugar y ya está.
Así me topé con OpenEmu, proyecto al que llevo siguiendo la pista desde hace 3 años. Tan emocionado estaba cuando descubrí lo que prometían sus desarrolladores que hasta le hice una entrevista al encargado de su interface. Por aquel entonces David McLeod era un diseñador escocés apasionado por la experiencia de usuario trabajando en un proyecto Open Source. Actualmente es el jefe del departamento de diseño de Twitch, y vive en San Francisco, donde tres mujeres turcas le masajean los pies mientras trabaja tumbado en una cama de agua.
El caso es que, por fin, la respuesta a mis súplicas ha visto la luz y se puede descargar. Se trata de una app para Mac que emula doce consolas clásicas (también existe una versión experimental que soporta un total de 29, entre las que están Nintendo 64 o PlayStation). Cuenta con una biblioteca propia al estilo de iTunes (cuando no apestaba) para catalogar tus ROMs, descargando sus portadas originales de una base de datos y permitiéndote crear tus propias playlists de juegos, entre las que te sugiero la de “Noche romántica con Sonic” o la de “RPGs en los que hablar con chicas”. Todo está rodeado de un diseño cuidadísimo y muy lejos de lo habitual en cuanto a proyectos de software libre.
Tiene compatibilidad con muchos controladores, entre los que están el de PS3 o el Wiimote y puedes reproducirlo a pantalla completa en la tele del salón, sin que se vean más los artefactos que los pixels que venían de serie.
Larga vida a la emulación. Emulad siempre. Emulad a vuestros ídolos.
A no ser que sean asesinos o cosas así.

Mi experiencia con The Last of Us

me enfrenté a lo desconocido dejándome llevar y la verdad es que sobreviví a la AVENTURA sin traumas ni *gñé* tics nerviosos ni *gñé* nada así raro.

La imagen mental que tenía del The Last of Us antes de probarlo por primera vez hace un par de semanas era la de un videojuego de los creadores de la saga Uncharted protagonizado por un hombre que podría llamarse Tobikichi y una niña a la que quizás le llamasen Madame Kugelfisch. Con zombies y supervivencia. Con muy buenos gráficos.
Desde que se anunció, sabía que iba a jugarlo y por lo tanto traté de evitar a toda costa leer lo que se iba descubriendo. Algo que, cuando hay una obra como esta de por medio, es cada vez más habitual en mi forma de consumir información.
La culpa es del poder de la firma. Si el juego lo hubiese hecho otro estudio, quizás no le hubiese hecho ni caso, o le hubiese hecho mucho más caso antes para luego decidir no probarlo. Pero Naughty Dog se ha ganado una reputación de sello, algo muy difícil para otros estudios que producen muchos más títulos y por lo tanto no llegan a mantener siempre su nivel de calidad y de acabados, incomparable en el caso que nos ocupa.
Este es el tipo de juegos al que dedico el poco tiempo que ya paso delante de una consola. Y los compraría en cuanto se anuncian, no me hace falta eso de escudriñar cada captura que se filtra como cuando tenía 14 años. Quiero que al encender la tele, lo que pase pueda sorprenderme. Y un día Rockstar North, Thatgamecompany o algún otro de mi lista de confianza, harán un cagarro y me lo comeré con patatas por culpa de este método, pero os aseguro que ahora mismo no puedo estar más contento de haber ignorado los cientos de entrevistas, capturas y videos publicados. Por supuesto que me había llegado eso de “10/10 Masterpiece” o algún tweet hypeador, pero arranqué la consola sin saber de verdad a lo que me iba a enfrentar, y si le dedico todas estas líneas es para recomendarte que hagas lo mismo. Que le pongas a Joel el nombre que te apetezca en tu cabeza (Te sugiero Crapper Lopes) y si no has jugado dejes de leer a partir del siguiente párrafo, porque no me perdonaría joder tu experiencia. Seguir leyendo Mi experiencia con The Last of Us

El Jet Invisible

AYER SE PRESENTÓ LA PLAYSTATION 4. LA APUESTA DE FUTURO DE SONY COMPUTER ENTERTAINMENT CUANDO SE CUMPLEN 20 AÑOS DE SU PRIMERA CONSOLA DE VIDEOJUEGOS.

Y tras todo este tiempo, la piedra fundacional de su modelo de negocio permanece inalterable: Ofrecer lo que ya existía, pero actualizado con las máximas prestaciones tecnológicas disponibles en cada momento.
Buenas noticias para aquellos que quieren ver gráficos cada vez más realistas, texturas detalladísimas y misiones más largas.
Durante la presentación de PS4 los datos técnicos más punteros se mezclaban con espectaculares demos visuales y detalles funcionales. Compartir sin salir de tu casa. Todo más fácil y rápido. Todo está en la nube. Todo es ubicuo. Intangible. Sideral.
No nos enseñaron el diseño de la consola, ni falta que hace. Ya hemos llegado a otra dimensión. Lo de menos es su forma, como un jet invisible. Y algo me dice que que me hago viejo para todo esto.

Soy un apasionado de los videojuegos desde niño. Siempre he defendido y defenderé las innumerables cualidades artísticas de este medio y su aportación cultural. He pasado muchísimas horas delante de una pantalla, inmerso en historias y retos tan variopintos como ir flotando con dos globos por el mundo o descubriendo lo que soy en un desierto. He vivido la evolución completa, desde los cuatro pixeles mal juntados hasta el 3D sin gafas y los gráficos foto-realistas. Y de un tiempo a esta parte, lo que veo me tiene desencantado. Reconozco su mérito a nivel técnico, incluso lo aplaudo, pero me aburre y echo de menos cosas de antes. Como el valor de un producto nuevo y completo.

Es curioso que incluso en un medio tan nuevo e intrínsecamente relacionado con la innovación como el de los videojuegos esté creciendo tan rápido el sentimiento de nostalgia. Pero hay motivos.
Un juego puede ser como un libro o un vinilo. Lo disfrutas más cuando lo tienes en tus manos, lo desgranas con más detalle y cariño. Lo pones en una estantería orgulloso, o se lo prestas a un amigo para que también lo disfrute como tú. Es complicado encontrar el Castlevania de la NES por menos de 60€ en eBay, y es un juego de 1986. ¿Por qué? Originalidad, riesgo, personalidad y sobre todo saber sacar mucho de donde había poco.

De entre todas las demos que vi ayer, no encontré ni un personaje memorable. Ni un enfoque verdaderamente original. Ni un resquicio de riesgo más allá del que supone para tu autoestima seguir meneando la pelota de colorines del PlayStation Move.
Grandes sagas de disparos, cinemáticas de Square Enix que aburren hasta el coma, juegos multiplataforma con un tío de Ubisoft diciendo lo maravillosa que es la consola igual que lo diría de la de Carrefour si sacasen una. Más partículas. Más efectos. Si llegan a enseñar un Call of Duty o un FIFA me hubiese auto-aplicado un sedante. Todo lo que rodea a los videojuegos se está volviendo impersonal y poco original cuanto más transparente y accesible. La mayoría de los grandes estudios no están por la labor de hacer una cosa diferente a lo que ya les funcionó en el año 2000 pero mejor pintado.

Es hora de otro tipo de revolución. De hacer cosas realmente buenas y aprovechar las posibilidades de la tecnología para marcar la diferencia con las características que no se miden en las reviews. Buscar el valor añadido que hace que quieras poner un juego o una consola en tu casa, si es que llegan a ser corpóreos. Y cuando existan productos así, cuando surjan las excepciones, esos son los que probaré. Pero no, definitivamente no soy carne de PlayStation 4.

Entrevista a David McLeod (OpenEmu): La emulación al estilo Mac

En mi visita a Videogames New York encontré unas réplicas bastante conseguidas de los mandos de las consolas clásicas en USB, y me traje un pad de NES y uno de Super NES.
Lo tenía todo planeado, jugaría en mi tele conectada al Mac, así la resolución no sería tan espantosa como la de los juegos de la consola virtual de la Wii. Me las prometía muy felices revisando aquellos clásicos de mi infancia en busca de un poco del amor que últimamente he perdido por las consolas, pero algo pasó…
Los emuladores no podían hacer algo tan simple como ponerse a pantalla completa en el segundo monitor, solo en el principal, lo que me molestó bastante. Entre eso y el hastío de ver el desorden de mis ROMs y no encontrar nada, acabé perdiendo las ganas de meterme con más intensidad en esto de la emulación.

Ese apetecible mando de la NES me seguía mirando desde una estantería y hace poco me decidí a intentar otros caminos para poder jugar. Entré en Google y me puse a investigar alternativas. Así es como me topé con OpenEmu. Lo abrí y de primeras ya estaba jugando, con el pad mapeado, en el segundo monitor. El mismo emulador me abría juegos de Super NES y de NES. El cielo se abrió un poco.
El programa me pareció un poco rudimentario, así que me decidí a buscar más información sobre sus planes de desarrollo y me topé con el trabajo de David, que estaba haciendo un rediseño completo de la interfaz de usuario de la aplicación. Y entonces el cielo se abrió del todo.
El OpenEmu en el que David (diseñador escocés de 29 años) estaba trabajando era exactamente lo que siempre había querido, y encima diseñado con un gusto por el detalle espectacular. Así que me puse en contacto con él para conocer más cosas y no tuvo problemas en contestarme a unas cuantas preguntas, que me descubrieron a un tipo espectacular. Aquí las comparto con vosotros.

Read the interview in English here »

Pedro: Cuándo empezaste a jugar a los videojuegos?

David: Mi familia y yo solíamos ir a Pizza Hut al menos una vez al mes para hacer una actividad diferente, ya fuese como un premio o para salir de casa durante las olas de calor en los meses de verano. Tengo ligeros recuerdos de ese lugar… Tendría alrededor de 6 años, era oscuro pero cálido y había un agradable aroma a especias y pan de ajo. Era un sitio lo suficientemente grande como para que tuviesen algunas recreativas en la esquina. Solía suplicar a mis padres que me diesen dinero para jugar en aquellas máquinas. Había varios juegos, pero eran caros y a mí me daban un dólar en monedas y decían que tenía que durarme (¡mi padre era un tacaño!).

Así llegué a la máquina de Pacman, solo costaba 25 centavos por partida y siendo tan joven me resultaba fácil manejarlo. Jugaba cuatro partidas y duraba hasta que nuestra pizza estaba preparada. Ese es mi primer recuerdo de los videojuegos y de ahí creció todo lo demás. Es también la razón por la que puedes ver mi amor por Pacman en cosas que hago. Después quise jugarlo en casa… Pero esa es otra historia de nostalgia!

¿Cuáles son tus mejores recuerdos de entonces? Nos cuentas otra de esas historias de nostalgia?

Es difícil elegir solamente una, puede que uno de mis recuerdos favoritos no sea sobre mí jugando… Fue cuando mi padre sintió curiosidad por eso del “Super Mario” en lo que mi hermano y yo estábamos metidos. Recuerdo que se burlaba de mí y decía que no podía ser tan difícil todo el rollo ese de los videojuegos… Pasó el tiempo y en esas vacaciones de verano mi padre corría a casa en su descanso para la comida y me echaba de mi NES porque tenía poco tiempo para un nuevo intento de acabarse el juego… ¡Hasta que un día por fin lo consiguió! Estaba obsesionado. Aquello me sirvió para aprender algunas palabrotas nuevas.

Seguir leyendo Entrevista a David McLeod (OpenEmu): La emulación al estilo Mac

¡Primer Martes Funky! – Mario Kart Wii

Mario Kart Wii

En el primer 10 Podcast, os comentaba mis impresiones sobre el Mario Kart Wii. Resumiendo, creo que el juego merece la pena, un clásico (que para mí es fundamental en la historia de los videojuegos) revisado y ampliado, con un nuevo modo de control más que conseguido y todo el sabor de siempre, pero de verdad, no como la mierda esa que venden diciendo que son María Fontaneda.

Tras una mejor que buena primera experiencia online, salvando los obstáculos del terrorífico sistema de códigos para ponerte en la pista con los amigos, los últimos intentos de reunión para jugar han sido un rotundo fracaso. La inestabilidad de la CWF de Nintendo hizo mella, especialmente a la hora de entrar en salas creadas por usuarios. Hay que hacer algo, y así nace el Martes Funky.

Mi propuesta es que mañana martes 13, y como este, cada segundo martes de los sucesivos meses, nos reunamos a las 22:00 horas para echar unas carreras. Para mejorar la experiencia, a efectos organizativos, diez minutos antes estaremos en la sala de iChat “martesfunky” (entrar en iChat, darle a Comando+R y escribir martesfunky) donde también haremos apuestas arriesgadas y nos insultaremos antes de dar el pistoletazo de salida.

Al ser entre semana, es de esperar que haya menos tráfico y se pueda jugar mejor, pero si tuviesemos problemas creando sala, nos uniríamos a partidas continentales para, entre todos, derrotar a los franceses que están a cualquier hora del día ahí dale que te dale.

Mario Kart Code: 4210-4110-6495

Wii Code: 0945 5078 0436 0503

Si me añadís, recordar poner un comentario con vuestro código para que yo lo agregue también, si no no nos vamos a ver… Paciencia…

¿Que por qué se llama Martes Funky?… Por el mejor nombre para un circuito jamás inventado: Estadio Funky. Os regalo el tema musical del mismo, que me habéis caído bien.

La esencia de un gran videojuego

Super Mario Galaxy

Esto es algo personal, pero cuando escucho una hora de música clásica, suelo recordar únicamente las partes principales. Pero si se tratase de canciones de los Beatles, las recordaría casi todas. Hay ciertos temas que evocan el ambiente del lugar en donde los escuchaste por primera vez y lo que sucedía en aquel momento. Creo que, en el caso de los videojuegos, los tiros también deberían ir por ahí. No es que esté a favor de añadir puntos de guardado sin parar, ¡pero una persona ocupada que solo quiere relajarse un rato mientras juega no se puede pasar media hora tratando de conseguir una Superestrella! (Risas) Creo que, en este sentido, estamos ante un juego muy equilibrado. De hecho, en las ferias en las que la gente lo probó he oído asiduamente comentarios como “¡Me encanta el ritmo que tiene este juego!” o “No se me suelen dar bien los juegos de plataformas, ¡pero con este me lo estoy pasando pipa!”. En mi opinión, se puede hacer que un juego atraiga a gente que normalmente no lo jugaría, y espero que este sea el caso de Super Mario Galaxy.

-Shigeru Miyamoto, entrevistado por Iwata (aquí)

Nintendo Shitty Connection

Mario cuatrifrásico

Super Smash Bros. Brawl es una de las grandes esperanzas jugables de Wii… Este todos-contra-todos a mamporro limpio con personajes de los más variopintos juegos de Nintendo (y de momento un invitado especial de otra compañía) se ha convertido en tan solo dos entregas en una saga importantísima con un enorme número de seguidores entre los que me incluyo con todo convencimiento.

Hasta ahora, cada anuncio oficial con novedades sobre Brawl era una demostración de como se debe hacer un juego para una consola que sigue siendo mal interpretada por la mayoría de los desarrolladores… Gusto por el detalle, buenos gráficos, diversidad de modos… Una re-interpretación completamente nueva con muchísimo que ofrecer, pero por desgracia, sin esa guinda que se le ha atragantado a Nintendo con el juego por internet.

Se hacía de rogar, pero por fin se han anunciado detalles sobre el modo online y la decepción ha sido mayúscula. Mucho hemos tenido que luchar los nintenderos para hacer comprender que nuestras consolas de videojuegos favoritas no están enfocadas solo a los niños, pero algunas decisiones tomadas desde Kyoto no han ayudado demasiado, como es el caso. Seguir leyendo Nintendo Shitty Connection

GTA IV: Me quedo en Brooklyn

Grand Theft Auto IV

El primer trailer real del nuevo Grand Theft Auto está por fin en línea. Muy pocas compañías pueden presumir de crear tanta expectación con cada anuncio como la que consigue Rockstar, y si su franquicia estrella está de por medio, no te quiero ni contar…

El colapso de su web fue de los que hacen época y cuando al fin pude ver los primeros segundos del video y distinguí la montaña rusa de Coney Island, me dí por satisfecho. Era el juego que quería y esperaba ver, visualmente espectacular, contemporáneo y con mi ciudad preferida como protagonista… No voy a desperdiciar la oportunidad de recorrer la Gran Manzana otra vez, y poder ser malo cuando me intenten timar con los perritos calientes en Times Square… La música, el montaje, la voz del protagonista… Todo en el trailer está preparado para que las ganas de probarlo tiendan a infinito.

Sin embargo aun es pronto para saber si estamos ante el GTA definitivo. Como siempre, tendremos que esperar hasta poco antes del lanzamiento para ver imágenes del juego tal y como será jugado y hasta el 16 de Octubre para dar un veredicto. Disfruté muchísimo con San Andreas y Canis Canem Edit, pero he de darle la razón a los que piensan que a Rockstar le ha llegado la hora de dar un paso más allá en su filosofía “más grande y más bonito”. No puede ser lo único o darán la razón a los que piensan que sus juegos sin la polémica no serían nada.

Es muy común que el estilo de una saga haga mella en sus continuaciones para que de ese modo sean fieles al estilo original, y eso está genial si la base es correcta, pero igual que le pasó a Resident Evil hasta la cuarta entrega, GTA tiene un control flojo tirando a malo, y hay que quitarse esa losa.

Un título que a simple vista puede pasar como otro clon, como es Crackdown, hace puré jugable a los juegos en los que se inspira. Es necesario un avance en ese campo para que no nos de la temida sensación de que nos venden al mismo perro con distinto collar.

De entre las demás mejoras (por pedir que no quede) no me importaría un modo online, aunque fuese reducido, en el que al estilo de Home, pudiese encontrarme con Edu, Larru o contigo para planear un golpe o simplemente armar bronca… Se me hace la boca agua pensando en las posibilidades.

Nos enteraremos muy rápido de cualquier novedad porque toda la industria sigue con mil ojos cada rumor por insignificante que sea. Nos vemos en Liberty City (¿New York City? 🙂 )