Archivo de la etiqueta: Smartphones

El futuro de Nintendo

Nintendo en móviles

AYER NOS DESPERTAMOS CON LA INESPERADA RUEDA DE PRENSA DE NINTENDO JUNTO A LA EMPRESA ESPECIALISTA EN PLATAFORMAS MÓVILES DeNANADA DeNA. NI MUCHO NI POCO. TE QUEDAS MIRANDO LA VIDA PASAR.
JUNTOS VAN A DESARROLLAR, Y AHORA EN SERIO, JUEGOS PARA DISPOSITIVOS INTELIGENTES.

Satoru Iwata, el presidente de la compañía, salió a contar que no van a portar juegos de consola, ni los antiguos ni los que salgan. Serán títulos nuevos que aprovechen el potencial de sus franquicias, optimizados para su uso en estas plataformas.
Puede que hagan un Mario Kart para iPhone, o que acabes descargando un Pikimin en tu Apple Watch. ¿Quizás un Metroid en tus Google Glass?… No joder, eso no… Solo habría una cosa más infame que llevar unas Google Glass y sería ponerse a jugar con ellas. Detengamos esta sinrazón.
Para terminar, dejó muy claro que no abandonan el mercado de las videoconsolas, anunciando que ya trabajan en la sucesora de Wii U.

Puede que te parezca un anuncio sin demasiada transcendencia, todo está muy claro y bien explicadito, pero detrás de tan aséptica comunicación, hay mucha más miga de la que parece. Además, las reacciones desproporcionadas a noticias como la que nos ocupa, son parte de la gracia que tiene ser aficionado a los videojuegos.
Aunque veo las cosas con mucha más distancia que antes, reconozco que he vuelto a sentir la llamada de la selva: he reaccionado como un hincha. Porque sigo siendo hincha de Nintendo. Un Nintendero de corazón.

Me he vuelto a divertir como antes al ser testigo de las primeras reacciones, esas que se tienen sin pensar demasiado.
He visto a bastante gente vanagloriándose del fin de la fórmula Nintendo (la de hacer software exclusivo para el hardware que fabrica), aplaudiendo con socarronería la caída del gigante que no supo adaptarse a los nuevos tiempos y fracasó por sus orgullosas ideas japonesas. “Empiezan a aceptar que va a acabar como SEGA”, y todas esas malditas chorradas. Que os den.
Seguir leyendo El futuro de Nintendo