Archivo de la etiqueta: Steve Jobs

Steve Jobs y yo

Ya han pasado 17 años desde que empecé a usar un Mac. Llevo más de la mitad de mi vida usando productos Apple y nunca he tenido un ordenador de otra marca, tanto en casa como en cada uno de mis trabajos. Dadas las circunstancias, creo que negar la influencia que ha tenido sobre mí todo lo que construyó Steve Jobs sería una estupidez. De hecho, puedo decir sin ruborizarme que le debo parte de quién soy, de lo que hago y por supuesto, de como lo hago.

Su pérdida me ha afectado de verdad, estuve todo el día bastante fastidiado. Y os prometo que me ha costado sentarme a escribir esto, no encontraba el momento.
Durante los últimos días, pensaba en como iba a enfocar el post, en cuál sería la mejor forma de hacerle el homenaje que creo que se merece. Al leer alguno de los cientos de miles de artículos que se han escrito sobre él, me di cuenta de que este punto y aparte es uno de esos que conectan con otros puntos cuando echas la vista atrás.
No voy a hablar del personaje, de lo que cuentan sobre su carácter quienes le conocieron, de sus presentaciones o de lo que ha hecho por la humanidad. Voy a hablar de lo que hizo por mí. De Steve Jobs y yo.

Seguir leyendo Steve Jobs y yo

Carta abierta a Steve Jobs (con respuesta)

Steve Jobs

Hola Steve,

Hace un poco más de un año de la última vez que nos vimos. Seguramente te acuerdes de mí. Durante varias millonésimas de segundo pudiste avistarme paseando por el campus de Infinite Loop 1 mientras te ibas a lo lejos con el tipo ese que parece que va de ácido en los infomerciales… Aunque podría entender que no recordases bien la cara de ese puto punto desenfocado en el horizonte, te aseguro que ese punto se acordará siempre de ver la tuya. El hecho es que hemos compartido un mismo lugar físico. Y a ambos nos gustó, o por lo menos nadie salió herido.

Pero no te asustes, nuestra relación no es tan reciente. Si buscas un poco mi nombre en tus archivos, verás como he sido de los buenos, de los de llenarte los bolsillos. Un par de cenas a mi costa yo creo que te habrás pegado. Así que podríamos considerar perfectamente que te he invitado a cenar al menos dos veces.

Además, ni hemos discutido, ni nos hemos enfadado, ni te he sido infiel. Nuestra amistad es firme como cierta zona del cuerpo de Tim Cook durante todo el día de hoy.

Por tanto, no cabe la menor duda de que me he ganado el derecho a dirigirme a ti con total franqueza y confianza: No permitas que te quiten la silla esos cabrones.

Mira, estoy convencido de que nadie podría decir ni pío si te da por declarar que serás CEO hasta cuando te criogenicen al lado de Walt. De Mosberg no, ya le gustaría, me refiero a Disney.
Que otro tío sea el jefe de Apple es como si le dan el 23 de los Chicago Bulls a Marc Gasol. Puede ser bueno, meter algunas canastas y tal, pero Jordan salió en una película en la que los actores secundarios eran el Pato Lucas y Bill Murray, no me compares.

Me gustó lo que hiciste la otra vez. “Me voy a mi casa a descansar, me tomaré las cosas con más calma, Mengano dirigirá las operaciones y yo me dedicaré a decir si me mola o si eso que me presentas es mierda”. Es tu manzana, el bocado se le puso porque dijiste que lo querías justo ahí. Hay más talento estratégico en una de tus legañas que en todo Redmond, y quitárselo a la humanidad está muy feo.

Muchos dicen que tienes derecho a un descanso, que estás pachucho y que seguirás aportando desde otra posición. Maldita sea, no hay necesidad de tocar lo que funciona. Hace un tiempo, Eduo compartió en Twitter un video de una presentación tuya cuando te metiste con eso de NeXT. Me lo tragué entero y tuve la sensación de que veía ciencia ficción, de que eran efectos especiales. De esa clase de materia estás hecho. Así que no busques excusas. Levanta el teléfono y dile a esos malditos carroñeros quien es el CEO. De hecho, debería retirarse el nombre de ese puesto para cualquier empresa del mundo. Me ofende que alguien firme así los correos. Venga, llama ya.

Joder, no me quites mi sueño. No dejes de salir en las Keynotes hasta que presentéis el aeropatín. Me lo debes.

Un afectuoso saludo,

Pedro

ACTUALIZACIÓN. Respuesta de sjobs@apple.com:

No.

Enviado desde mi iPhone